Pastéis de Belém

Un poco de Historia

En la zona de Belém, en Lisboa, se encuentra el imponente Monasterio dos Jerónimos.  Con un Rey liberal al mando, en el año 1834 se dio la orden de cerrar todos los conventos de Portugal y como consecuencia, tanto los trabajadores, como el Clero, fueron expulsados.  Fue entonces que alguien dentro del monasterio decidió poner en venta, en una pequeña tienda cercana, unos pastelitos de nata llamados “Pastéis de Belém”.  No pasó mucho tiempo antes de que este postre se convirtiera en el favorito de los visitantes y al siguiente año comenzó en la tienda la producción de los pastelitos, siguiendo la receta “secreta” del convento.  Se dice que la receta permanece inalterable hoy día.

Los Pasteles de Belém fueron seleccionados como una de las siete maravillas de la cocina portuguesa y son considerados como uno de los mejores postres del planeta, se estima que venden cerca de 25 mil por día.

Hoy

Actualmente la pequeña tienda no es tan pequeña, pues cuenta con 400 mesas que siempre están llenas.  La pastelería cuenta con unos 140 empleados entre meseros, cajeros, hasta guardias de seguridad por si las filas se salen de control.  Las filas.  Existen tres filas: una para esperar por una mesa (siempre hay que esperar por una mesa, pueden ser 15 minutos, pueden ser horas) y otras dos para las personas que únicamente desean comprar los postres para disfrutarlos fuera de la pastelería.  Esta fila de igual manera puede tomar varios minutos (para mí 8) o puede llegar hasta el monasterio, en cuyo caso puede tomar más de una hora.  Una vez se adquieren los postres, existe la opción de caminar en las zonas que tienen mesas e incluso ver a través de un cristal a las mujeres (no pude evitar notar que todas eran mujeres) encargadas de empacarlos una vez salen del horno.

Quizá hay quien piense que no vale la pena esperar tanto.  ¿Mi humilde opinión? Eres un idiota si estás en Lisboa y no los pruebas.  Los pasteles de nata son comunes alrededor de todo Portugal.  Probé varios, pero ninguno, ninguno me gustó tanto como el original, en Belém.

Cabe destacar que los precios se distancian mucho dependiendo de qué opción se elija.  Si es para llevar, cada pastel costará  € 1.06 mientras que en las mesas se pagan  € 6 por un pastel y una bebida, como mínimo.

La pastelería abre todos los díadel año, de 8 de la mañana hasta las 11 de la noche en invierno y hasta la medianoche en su horario de verano.

Para consultar el menú o reservar una mesa, pulsa aquí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s